Este tipo de maderas tratadas son ideales para de todo tipo de construcción exterior por su gran resistencia a las inclemencias de la intemperie y los efectos del clima y porque ofrecen infinitas posibilidades de usos a costos muy accesibles. 

El tratamiento CCA conserva la madera protegiéndola de los hongos de pudrición, atacando también los insectos masticadores y a las tan temidas termitas, mejorando el tiempo de duración y resistencia de las maderas y ayudando a la adhesión de pinturas. Son especialmente recomendadas para la construcción de pérgolas, decks, pisos y revestimientos  de todo tipo, incluso para el diseño y la construcción de muebles.  Al momento de considerar su uso es importante tener en cuenta la procedencia y el tipo de madera y el respaldo de la Barraca que provee para garantizar la máxima calidad del tratamiento CCA (concentración  de producto y presión de aplicación) para que cumpla con su real cometido de duración prolongada.